HOY TE CONTAMOS… TONELES, BARRICAS, BOTAS

imagesEL ARTE DE HACER UN BUEN TONEL

El oficio de tonelero ha quedado arrinconado por el paso del tiempo, la competencia de la tonelería industrial (muy mecanizada) y la crisis. Antes de que la maquinaria y el transporte propiciaran la comercialización del vino en garrafas y botellas de vidrio, muchos vinateros guardaban el vino en botas de madera de 60 litros. También abundaban los particulares que tenían una bota en casa, sobre todo en las zonas rurales.

El vicense Jordi Pla, uno de los últimos toneleros del país, ya jubilado, explica que en las últimas décadas los usos de la bota han variado. Antes se consideraba un valor decisivo la solera del recipiente -cuanto más vieja mejor curada-, para evitar el gusto de madera en el vino. Ahora, en cambio, la mayoría de vinateros, restauradores y particulares cambian la bota cada cuatro años, percisamente por el motivo contrario: evitar que el vino pierda el gusto de la madera.

En 1961, cuando Jordi Pla tenía trece años, empezó de aprendiz junto a su padre, maestro artesano, que le enseñó todos los secretos del oficio. Y no paró hasta la jubilación. Ahora, sólo hace trabajos de tonelería para entretenerse y cuida de una colección de más de mil grifos de bota.

El secreto de una buena bota está en la madera. En la Catalunya central era tradicional la de castaño, muy resistente. Pero Pla defiende, como su padre, las virtudes del roble americano, más aromático y de mejor calidad que el europeo. Antes también había payeses que cortaban un cerezo -un árbol que no se abunda en los bosques- y llevaban la madera al tonelero.

El proceso de fabricación es largo y tiene un lenguaje específico. Primero se escoge la madera seca y se cortan las delgas (los listones), que tienen las puntas más estrechas que en la parte de la barriga. Entonces toca desbastar, alisar, cimentar con un molde y vestir la bota. Finalmente, se nivelan las maderas, se pone la tapa y el culo, se liga todo con tres aros de hierro dulce y se pulen las paredes exteriores con una cuchilla especial. Cuando la bota está acabada, se cura con agua caliente y se introduce vino de forma gradual, para impregnar las paredes interiores.

Además de hacer botas, botes, medio botes, bocoys, barriletes, y garrafones, el tonelero tradicionalmente también ha elaborado medidas de grano, garrafas, cubos, bugaders para poner la ropa, portadoras de uva, cubos, botijos o embudos. Todo de madera.

Anuncios

2 pensamientos en “HOY TE CONTAMOS… TONELES, BARRICAS, BOTAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s